Skip navigation

Mejía, F. y Farach, N. Desastres naturales y tecnologías de información y comunicación: una revisión rápida de la literatura académica con enfoque en el cambio climático. (2013).

Mejía, F. y Farach, N. Desastres naturales y tecnologías de información y comunicación: una revisión rápida de la literatura académica con enfoque en el cambio climático. (2013).

Introducción

Desde el embate cíclico de huracanes en el Caribe hasta la destrucción causada por terremotos,  América Latina y el Caribe es una región altamente vulnerable a los desastres naturales.   De acuerdo a la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR), esta región resistió treinta desastres naturales en 2012, que afectaron a cuatro millones de personas, causaron la muerte de 548 y representaron pérdidas económicas por valor mil millones de dólares.[i]   Muchos de estos desastres, como las sequías, inundaciones, deslaves y derrumbes de tierra, están ligados al cambio climático.  A menudo, gran parte de la carga económica y humana de estos desastres es llevada por los ciudadanos más marginalizados de las sociedades latinoamericanas y caribeñas y es por ello que hacer una mejor gestión del riesgo a estos desastres es, más allá del ámbito sanitario, una manera de abordar una de las múltiples facetas de la inequidad social que se vive en la región.  

Ante esta vulnerabilidad, los gobiernos de la región han realizado numerosos esfuerzos para mejorar la capacidad de respuesta ante emergencias de esta naturaleza.   Una de las áreas que más expectativas ha generado por su potencial en esta área son las tecnologías de información y comunicación (TIC).  El objetivo de este artículo es conocer mejor la evidencia científica existente sobre cómo se están utilizando las TIC para dar respuesta a los desastres naturales  y a los impactos del cambio climático, incluyendo la prevención de pérdidas humanas y materiales.

Métodos

Realizamos búsquedas independientes de publicaciones científicas internacionales en las bases de datos del Centro Regional de Información y Documentación en Salud de OMS/OPS (BIREME) , PubMed.  y Medline. 

Los términos inicialmente utilizados para la búsqueda en PubMed fueron Desastres naturales + tecnologías de información y comunicación+ Latinoamérica, y otra similar para el Caribe.  Ambas búsquedas no generaron resultados, decidimos realizar una estrategia utilizando palabras claves, sin especificar región, así: 

      Desastres naturales + tecnologías de información y comunicación

Esta búsqueda generó 135 artículos.  Revisamos los artículos para determinar los más relevantes atendiendo con nuestro objetivo, y obtuvimos cuatro artículos.

Para obtener información sobre cambio climático utilizamos los siguientes términos:

      Tecnologías de información y comunicación + cambio clímático: 16 resultados  3 relevantes

      eSalud+ cambio clímático: 4 resultados, todos relevantes pero solo 3 abstracts disponibles.

      Crowdsourcing[ii]+clima: 3 resultados, ninguno relevante.  

La búsqueda realizada en las bases de datos del Centro Regional de Información en Salud de la OMS/OPS (BIREME) arrojaron lo siguiente: Desastres naturales + tecnologías de información y comunicación, 37 resultados de los cuales se identificaron 5 para su análisis, 2 de los cuales habían sido encontrados en la búsqueda en PubMed.

En relación a Cambio Climático se realizaron búsquedas en Bireme así:

      Tecnologías de información y comunicación + cambio clímático:  4 resultados, ninguno relevante

      eSalud+ cambio clímático: 1 resultado, 1 relevante.

      Crowdsourcing+clima: 2 resultados, ninguno relevante.

Se realizó también una búsqueda en Medline a través de una estrategia de selección de categorías claves en el diccionario de datos o tesauro: la primera relacionada con tecnologías de información (tecnologías de información, internet, redes sociales), la segunda con desastres (emergencias, trabajos de socorro, planeación para desastres, terremotos, inundaciones, tormentas ciclónicas, Incidentes con  víctimas masivas, labores de rescate) y la tercera con geografía (Latinoamérica, Centroamérica, América del Sur, México, Caribe).   Posteriormente, se identificaron los artículos que figuraran como resultado en al menos dos de las tres categorías claves mencionadas anteriormente, llegando a 13 artículos.  

Los resúmenes de las búsquedas relevantes se copiaron y organizaron en un documento de formato Word para facilitar la lectura y análisis. Posteriormente, hicimos lectura de los mismos para identificar temas recurrentes que pudieran ayudar a responder a nuestro objetivo.

Discusión

Si bien la búsqueda de artículos sobre desastres naturales y las TIC generó resultados amplios, un gran número de ellos se enfocaba en relatar la aplicación de estas tecnologías en servicios de telemedicina durante desastres naturales, el uso de TIC para la gestión de información clínica de pacientes mediante el establecimiento de una historia clínica electrónica[iii] o  relatar cómo el uso de las TIC puede mejorar el desempeño organizacional de instituciones que dan respuesta a desastres naturales.[iv]  En referencia a estas organizaciones se señala que ‘la mayoría de las investigaciones en Gestión de Desastres (DM, por sus siglas en Inglés) incluyen las TIC para apoyar el proceso de colaboración más que para la creación de un proceso de colaboración que provea patrones y flujos de información’[v]

Pocos artículos se centran en el uso de las TIC como parte de la respuesta a los desastres naturales más allá del ámbito clínico.  Entre ellos se destaca que durante la fase de preparación en el proceso de gestión de emergencia, ‘los planes de emergencia están desarrollados para establecer, entre otros procedimientos, rutas de escape de emergencia y evacuación. Las TIC pueden apoyar y mejorar estos procedimientos al proveer información accesible, actualizada y apropiada a todas las personas en la zona afectada’.[vi]

Un aspecto importante descrito en estos documentos enfatiza el papel de las redes sociales como el “nuevo foro de inteligencia colectiva, convergencia social y activismo comunitario”.   Durante la respuesta al terremoto en Haití en 2010, las redes sociales fueron un recurso clave para la difusión de información sobre el desastre y recolección de donaciones (la Cruz Roja Americana reportó donaciones vía mensajes de texto superiores a los $5 millones durante los dos días posteriores al terremoto)[vii]. Otro caso hizo una exploración del uso de redes como Facebook y Twitter en las primeras semanas de cubrimiento sobre este terremoto con el fin de evaluar los cambios en la intensidad y relacionarlo con las contribuciones para la asistencia a emergencias y acciones caritativas encontrando una correlación positiva[viii]. Experiencias de otras regiones del mundo describen usos similares, como éste durante un tifón en Taiwan: “las redes sociales fueron útiles para los residentes de la comunidad, los equipos de rescate de emergencia profesionales, y agencias gubernamentales en la recolección y difusión de información en tiempo real, sobre el reclutamiento de voluntarios y la asignación de suministros de socorro.”[ix]   También se describen los pilotos de aplicaciones de movilización social que permiten identificar y vincular efectivamente a personas clave en etapas críticas de los desastres, mencionando el potencial de las redes sociales en “los esfuerzos que requieren la búsqueda de personas que posean información o habilidades muy específicas, como la búsqueda de médicos en casos de desastre, o la búsqueda de personas desaparecidas”. [x] Este tipo de acciones han sido incluidas dentro de un nuevo campo emergente llamado ‘humanitarismo digital’[xi].

Aspectos a destacar incluyen el uso de Internet como apoyo en los sistemas de vigilancia post-desastre natural igualmente en referencia al terremoto de Haití[xii], así como el posible beneficio psicológico para miembros de las comunidades afectadas por un desastre natural al participar activamente dentro de las actividades de respuesta manejadas a través de las redes sociales, como las descritas en el párrafo anterior:“Las víctimas del desastre informan de una necesidad psicológica para contribuir, y al hacerlo, están en mejores condiciones para hacer frente a su situación. Las poblaciones afectadas pueden tener capacidad de recuperación mediante la sustitución de su impotencia con dignidad, control, así como la responsabilidad personal y colectiva.”[xiii]

La mayoría de los artículos, que abordan desastres naturales y el cambio climático, describían también algunos de las limitaciones y desafíos del uso de las TIC en la respuesta a los desastres naturales, mencionándose entre ellos, la validez y fiabilidad de la información compartida, la factibilidad de  suimplementación,  la privacidad de la información personal y la posibilidad de expansión a mayor escala, particularmente en entornos con pocos recursos económicos.    Un artículo menciona que “los funcionarios públicos suelen considerar que las comunicaciones  peer to peer (o entre pares, como en las redes sociales) ...tienen potencial para difundir información falsa y rumores…en ausencia de los controles normales y contrapesos que regulan los medios de comunicación tradicionales, pueden ocurrir violaciones a los  derechos de privacidad”. 

Aun dentro de los pocos artículos que se discutían en el uso de las TIC durante desastres naturales más allá del ámbito clínico, llama la atención que el enfoque de estos era en la respuesta a los desastres, mejorando la capacidad y oportunidad de respuesta.   No se identificó algún artículo que discutiera explícitamente el uso de las TIC para la prevención de pérdidas humanas y materiales durante desastres bajo un enfoque de determinantes sociales de la salud (DSS) en especial de los que más pueden influenciar el grado de vulnerabilidad de las personas, como, por ejemplo, el nivel socioeconómico y el lugar de residencia. 

Específicamente relacionado con el cambio climático, los escasos artículos identificados se centraron en:

a) Mejora de la calidad y oportunidad de las actividades de vigilancia relacionadas con el cambio climático a través de una mejor comunicación y el crowdsourcing.[xiv][xv]

b) Reducción de las emisiones de dióxido de carbono mediante la ampliación de los servicios de telemedicina y disminuyendo así las movilizaciones relacionadas con la salud. (Descritas como TIC verdes)[xvi],[xvii]

Nuevamente, y al igual que en el tema de desastres naturales en general, el enfoque en DSS es difícil de visualizar. Esta aparente ausencia dentro de la literatura podría indicar que no se están implementando intervenciones que aborden DSS desde una perspectiva explícita de gestión de desastres, que se están implementando pero que no se escriben artículos académicos sobre ellas, o que las intervenciones que en efecto están realizando este tipo de trabajo inciden de alguna manera en los DSS pero no lo hacen desde una perspectiva explícita de prevención de desastres. 

Sin embargo, y aun cuando no se encontraron publicaciones en las que se exponga explícitamente el uso de las TIC en las estrategias de mitigación y adaptación para cambio climático, es plausible asumir que hay publicaciones relacionadas indirectamente con cambio climático y que hacen uso de las TIC como parte de sus planteamientos. Es decir, publicaciones en donde se implementen TIC en actividades de la sociedad que tiene una relación directa o indirecta con las causas identificadas del cambio climático.

Debido a lo anterior, para futuras revisiones de literatura en las que se intente analizar la relación TIC-Cambio Climático-Desastres Naturales, sería recomendable abordar los posibles siguientes temas. Los que se plantean a continuación exceden el propósito de esta revisión ya que no tienen una relación inmediata y directa con el tema central pero sí hacen parte de los determinantes del cambio climático y de la relación existente entre cambio climático y desastres naturales :

-       El desarrollo de sistemas de  alerta temprana para desastres naturales que implementen TIC como celulares y redes sociales.

-       La disminución del uso de transporte motorizado como consecuencia del teletrabajo, de la educación virtual o como consecuencia, por ejemplo, del uso  de aplicaciones para ‘smart phones’ que fomenten, por ejemplo, la actividad física y por tanto la tendencia a aumentar el uso de bicicletas.

-       El uso de diferentes TIC en campañas de prevención y promoción que ayuden a reducir el número de personas haciendo uso de los servicios de salud y por tanto reduciendo el consumo de energía de este sector.

-       El uso de las TIC para la creación de comunidades virtuales de práctica de investigadores, tomadores de decisiones entre otras en el área del cambio climático y de su relación con desastres naturales que faciliten el intercambio de información, la toma de medidas, etc.

-       El uso de las TIC en agricultura sostenible y ambientalmente amigable.

-       El uso de las TIC en campañas de concientización del impacto de la actividad turística en el medio ambiente y su estrecha relación con el cambio climático y desastres naturales 

Del mismo modo puede plantearse para la relación equidad-TIC-Cambio climático + desastres naturales. Es de asumir que las actividades que busquen  la mitigación y adaptación a los impactos del cambio climático y de desastres naturales, tienen un enfoque, no necesariamente explícito, de impacto sobre las poblaciones más vulnerables. Es decir, tienen finalmente un componente de equidad. Si  esas actividades, además, incluyen el uso de las TIC, es factible establecer una relación entre equidad, TIC y cambio climático.

 

[i] Agencia EFE, Desastres naturales afectaron a cuatro millones de latinoamericanos en 2012.  Accesado el 15 de octubre de 2013, disponible enhttp://www.efe.com/efe/noticias/america/sociedad/los-desastres-naturales-afectaron-cuatro-millones-latinoamericanos-2012/2/13/1992274,

[ii] Estellés Arolas, E.; González Ladrón-de-Guevara, F. (2012) Towards an integrated crowdsourcing definition. Journal of Information Science (aceptado y pendiente de publicación).  El crowdsourcing es un tipo de actividad en línea participativa en la que una persona, institución, organización sin ánimo de lucro o empresa, propone a un grupo de individuos mediante una convocatoria abierta flexible la realización libre y voluntaria de una tarea.

[iii] Levy, G., Blumberg, N., Kreiss, Y., Ash, N., & Merin, O. (2010). Application of information technology within a field hospital deployment following the January 2010 Haiti earthquake disaster. Journal of the American Medical Informatics Association : JAMIA, 17(6), 626–30. doi:10.1136/jamia.2010.004937

[iv] Marincioni F. (2007) Information technologies and the sharing of disaster knowledge: the critical role of professional culture. Disasters. 2007 Dec;31(4):459-76.

[iv]Information technologies and the sharing of disaster knowledge: the critical role of professional culture.

[v] Sagun, A., Bouchlaghem, D., and Anumba, C. J. (2009). A scenario-based study on information flow and collaboration patterns in disaster management. Disasters, 33(2):214-238.

[vi] Aedo, I., Yu, S., Díaz, P., Acuña, P., & Onorati, T. (2012). Personalized alert notifications and evacuation routes in indoor environments. Sensors (Basel, Switzerland), 12(6), 7804–27. doi:10.3390/s120607804

[vii] Keim ME, Noji E. (2011) Emergent use of social media: a new age of opportunity for disaster resilience. Am J Disaster Med. 2011 Jan-Feb;6(1):47-54.

[viii] Lobb A, Mock N, Hutchinson PL. Traditional and social media coverage and charitable giving following the 2010 earthquake in Haiti. Prehosp Disaster Med. 2012; 27(4):1-6.

[ix] Huang CM, Chan E, Hyder AA. (2010) Web 2.0 and internet social networking: a new tool for disaster management?--lessons from Taiwan. BMC Med Inform Decis Mak. 2010 Oct 6;10:57. doi: 10.1186/1472-6947-10-57.

[x] Rutherford A, Cebrian M, Rahwan I, Dsouza S, McInerney J, Naroditskiy V, Venanzi M, Jennings NR, Delara JR, Wahlstedt E, Miller SU. (2013) Targeted Social Mobilization in a Global Manhunt. PLoS One. 2013 Sep 30;8(9):e74628.

[xi] The PLoS Medicine Editors (2012) Digital Humanitarianism: Collective Intelligence Emerging. PLos Med 9(7): e1001278

[xii] (CDC), C. for D. C. and P. (2010). Rapid establishment of an internally displaced persons disease surveillance system after an earthquake - Haiti, 2010. Morbidity and Mortality Weekly Report, 59(30), 939–945.

[xiii] Keim ME, Noji E. (2011) Emergent use of social media: a new age of opportunity for disaster resilience. Am J Disaster Med. 2011 Jan-Feb;6(1):47-54.

[xiv] Henneken R, Helm S, Menzel A. (2012) Meteorological influences on swarm emergence in honey bees (Hymenoptera: Apidae) as detected by crowdsourcing.Environ Entomol. 2012 Dec;41(6):1462-5. doi: 10.1603/EN12139.

[xv] Ferreira N, Lins L, Fink D, Kelling S, Wood C, Freire J, Silva C. (2011) BirdVis: visualizing and understanding bird populations.IEEE Trans Vis Comput Graph. 2011 Dec;17(12):2374-83. doi: 10.1109/TVCG.2011.176.

[xvi] Holmner A, Rocklöv J, Ng N, Nilsson M. (2012).  Climate change and eHealth: a promising strategy for health sector mitigation and adaptation. Glob Health Action. 2012;5. doi: 10.3402/gha.v5i0.18428. Epub 2012 Jun 5.

[xvii] Masino C, Rubinstein E, Lem L, Purdy B, Rossos PG (2010) The impact of telemedicine on greenhouse gas emissions at an academic health science center in Canada. Telemed J E Health. 2010 Nov;16(9):973-6. doi: 10.1089/tmj.2010.0057. Epub 2010 Oct 19.